Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 diciembre 2012


¨A mi hija que es aún  mariposa
en arrullo¨
Ricardo Jhalet

Crisálida de Amor.

Permanece dentro de tu concha
como semilla dentro de la Tierra.
No muestres tus colores.
Ni tu rostro, ni tus manos.
Que el mundo no sepa lo bella que
eres mientras duermes, no despiertes
hasta que no te encuentre.

¡Y cuando te encuentre!

Ábrete al mundo como una fiebre de
mariposa gigantesca, despiértate entre
la gente que no te supieron apreciar
bajo tu piel terrestre.

Sobre todo vuela de mis manos con los
colores de tu cielo, con el viento entre
tus alas, con el olor del mundo cuando
partas de mis dedos.

Vuela, vuela y ruge al mundo fuerte,
porque el amor que no se vuela no es
amor, ni merece vivir entre la gente.

© 2012, Ricardo Jhalet
Viajando en Dirección Sur
ISBN: 978-956-351-404-9

Anuncios

Read Full Post »


“Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.”

Gabriela Mistral

Amor de carne y hueso.

Haz nacido de un amor que goza de desnudez,
nacido de aquí dentro del alma,
amor desnudo que me recorre las venas
o se me asoma a la piel
y tú mujer cuando lo has visto solito,
saliéndose de mi cuerpo poquito a
poquito con tus pequeños ojitos has
llorado con él.

A ti mujer de carne y hueso,
de ojos penetrados que lo has amado,
sabe como se siente el amor
cuando tiembla en el pecho,
como se cierran inesperadamente los ojos
y se abren las bocas.

Se acercan los labios poquito a poquito,
hasta que tu amor juntico a mi pecho
se queda dormido y los cuerpos
son un nudito que no se puede romper.

Que hora sería cuando tu amor,
se me metió en la sangre,
cuando tu cabello en mi cuerpo se hizo mañana,
cuando desnudo mi amor te dijo que te quedarás
y entonces tu rostro como un pájaro
que vuela de lejos se posó en mis manos
y no quizo al mundo volver.

La sangre dentro de mis venas desde ese momento
sigue en las noches las formas de tus manos
y de tu lengua sobre mi cuerpo,
como penetrando silenciosas y tímidas
entre los prados de mi vida,
que van floreciendo a su paso
con formas de círculos que siempre
nos llevan a un nuevo amanecer.

Inmimente orgasmo, tu has sido mi única locura
después de conocer el verso,
porque son esos sonidos después del silencio
eso que llena al mundo antes
de la enorme vertiente que conduce al amor de tu vida,
sobre este pequeño lenguaje que es mi pecho,
donde duermes, el pecho de un hombre
también de carne y hueso.

© 2012, Ricardo Jhalet
Viajando en Dirección Sur
ISBN: 978-956-351-404-9

Read Full Post »


“El pequeño contrahecho tiene los pies
más suaves y el cielo más lejos”
Dulce María Loynaz

La vida es en sueños.

 

La vida es en sueños como el fino nardo
o como la blanca rosa, con el tiempo tu
corazón aprende las nuevas palabras y
tus miradas crean otras, es un constante
cambio como las hojas de los árboles
que caen siempre al entrar otoño.

La vida es en sueños como la noche clara,
donde tu mirada se pierde al borde de
tus ojos, si hay Luna o estrellas el infinito
es lo más cercano que tienes a tu alma.

La vida es en sueños como un puñado de
arena o caracoles en la playa, llegaron ahí
viajaron de muy lejos, los trajo la brisa
minuto a minuto con hermosos colores
igual que los astros viejos o los cometas
en el cielo con sus vestidos y sus colas.

La vida es en sueños como los barcos, que
desembarcan en cualquier puerto, los miras
y están ahí, después de un tiempo cuando
vuelves se alejan hacia el horizonte y es otra
vez el infinito, lo más cercano que tienes a tu
alma.

© 2012, Ricardo Jhalet
Viajando en Dirección Sur
ISBN: 978-956-351-404-9

Read Full Post »


 

Tardes en la Serena.

Cuando yo nací, ya el mar estaba ahí
con sus olas, con su espuma, con sus
gaviotas aladas como ninfas.

Yo nací después, pero cuando abrí mis
ojos, él ya estaba ahí, con sus barcos y
sus sueños.

Desde esos días de niño, ni siquiera los
brazos o los finos labios de una bella
mujer encendiendo de besos mi boca,
me han podido arrancar de aquí.

De la orilla de este mar que en la piedra
rompe, siempre diciendo ¡si!. Siempre
como la vida insistiendo o a veces
retrocediendo.

Siempre, trayéndole a mi corazón de niño
noticias, arrullándome al oído como mi
madre. Pero eso si, siempre estando donde
quiera observó con estos ojos que a veces
también son versos.

© 2012, Ricardo Jhalet
Viajando en Dirección Sur
ISBN: 978-956-351-404-9

Read Full Post »

Prohibiciones.


 

Prohibiciones.

Noches de excesos de cuerpos que
se encienden deslumbrados, por la
sensación primera que envuelve el
beso, que se lleva la brisa para
donde otros amantes tiernos.

¡Así se nos va la vida entre besos
prohibidos y a veces entre miradas
tiernas!

Pero a tu oído digo, quisiera amarte,
como se aman las cosas simples como a
mi propia vida, sin reglas y sin medidas.

¡Pero no quisiera amarte nunca en tu
mundo, tampoco en el mío!

Quisiera amarte entre tus labios de
invierno sollozos de frio, dentro de
este amor que no se encuentra al lado
de  cuerpos desnudos, sino mutuamente
encontrarte en versos que en silencio
a la orilla de tu piel escribo.

Pero hoy que sabes que te amo y se que
me amas, no podemos estar juntos porque
como siempre estamos huyendo de estos
cuerpos vacíos.

© 2012, Ricardo Jhalet
Viajando en Dirección Sur
ISBN: 978-956-351-404-9

Read Full Post »